Doxa. Cuadernos de Filosofía del Derecho

Razones para no creer en la actual Teoría (ilusionista) de la Argumentación

Enrique P. Haba

Resumen

Las teorías dominantes («estándar») sobre la argumentación jurídica pecan no tanto por buena parte de cuanto dicen..., ¡sino sobre todo por lo que no dicen! Son teorizaciones pseudodescriptivas —basadas en unas «intellectualist assumptions»— con respecto a los razonamientos jurídicos. Así ellas conducen a apartar la vista de los decisivos ingredientes de anti-racionalidad, señaladamente las falacias típicas del «Síndrome normativista», con base en los cuales se arman muchos de esos discursos en la práctica. Por lo demás, dichas concepciones fijan la atención simplemente en ciertos aspectos semánticos de la discursividad jurídica, haciendo abstracción de sus dimensiones pragmáticas. La Teoría «estándar» de la Argumentación resulta especialmente apta para ser asumida como ideología profesional («storytelling») de los operadores del Derecho positivo, es la más reciente: sus embellecimientos teoréticos (una «cirugía estética» frente a los razonamientos judiciales normales) y sus cómodos silencios (ante el Síndrome normativista y las consecuencias prácticas) legitiman los modus operandi tradicionales de esos operadores. Lo que aquí está en discusión no es si los juristas argumentan, sino cómo estas argumentaciones son de veras.

Palabras clave

Pensamiento jurídico; Teoría («estándar») de la Argumentación; Síndrome normativista; Ideología profesional

Texto completo:

PDF (358,23 kB) Estadísticas


DOI: https://doi.org/10.14198/DOXA2010.33.17





Copyright (c) 2020 Enrique P. Haba

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.