A revueltas con la storytelling llamada «ponderación», y también preguntando sobre «límites» del Derecho

Enrique P. Haba

Resumen

En ese debate, ambos contendores cultivan ciertas respectivas «novelas de conceptos», con base especialmente en puntos de vista tributarios de visiones ius-esencialistas: un esencialismo jurídico«razonabilista» frente a un esencialismo legalista. Así se conservan intactas también las enormes penumbras de vaguedades de ciertos conceptos fundamentales a que respectivamente recurre cada uno de aquéllos. Entonces quedan fuera de foco preguntas cruciales, señaladamente aquéllas del todo básicas que permitan examinar las cuestiones jurídicas en planos que se fijen sobre todo en la practicidad social real de las fórmulas discursivas utilizadas. Con ello el pensamiento se aleja de encarar esas cuestiones en términos capaces de someterlas a exigencias metodológicas —precisión intersubjetiva en el manejo de esos conceptos, aquilatamiento de facticidades sociales— aptas para resolver de la manera más adecuada posible, ¡en la práctica!, los conflictos que llegan a los tribunales. Especialmente se examinan esas cuestiones a propósito de ciertas postulaciones (esencialistas) en cuanto a unos supuestos «límites» netos del derecho y atribuyéndole a éste la condición (imaginaria) de constituir un sistema propiamente dicho. Por último, a tales modelos idealistas de discurso jurídico es contrapuesto aquí un posible modelo realista para los razonamientos judiciales, dirección de pensamiento orientada a poder sacar el máximo provecho de los conocimientos pertinentes suministrados por las ciencias sociales.

Palabras clave

Ponderación; Naturalismo lingüístico; «Límites» del derecho; Significados «posibles»; Esencialismo jurídico; Realismo jurídico

Texto completo:

PDF (339,4 kB) Estadísticas


DOI: https://doi.org/10.14198/DOXA2014.37.19